La primera despedida

Decirle “no” a un adolescente en plena ebullición siempre será una misión difícil, aunque no imposible. A mis 17 años mi padre cumplió no sólo una promesa, sino también dio inicio a un abanico de posibilidades en mi vida y en la vida de mis hermanos. Recuerdo que había terminado mi secundaria en noviembre y estábamos en el mes de febrero en Barranquilla, Colombia a mediados de los 80. Mi padre me había prometido que viajaría a Europa, pero no para hacer turismo únicamente, nuestro objetivo era que aprendiera a…

Leer mas