La Petición de una Hija

Ese día estaba más alegre que de costumbre. Recién llegaba de Los Angeles a Miami, cuando quedé en encontrarme con mi papá para contarle lo último que me había pasado durante mi viaje.

Suelo conversar con el pasajero que se sienta a mi lado, si veo que tiene una actitud amigable, de lo contrario, tomo mis audífonos y me concentro en la película o en el libro que esté leyendo en el momento.

La señora que estaba en la silla próxima se mostró interesada en conversar cuando le pregunte si vivía en Miami. Su apariencia era muy Latina y en efecto, cálidamente me explicó que se dirigía a un evento en donde se reunirían los influencers más importantes del mundo hispano en los Estados Unidos: “Hispanicize”.

“Te recomiendo que asistas, si trabajas en algún medio de comunicación puedes acreditarte. Este año contamos con Carlos Vives de Colombia, lo conoces?”, me preguntó.

Ella no se imaginaba que era una fiel admiradora de nuestro artista y que me emocionaba la idea de compartir con mi padre esa experiencia, así que le contesté; “Claro que sí, Carlos es de Santa Marta, muy cerca de mi natal Barranquilla”.

 En el 2014 Hispanicize, prometía ser muy innovador, se presentaba la campaña publicitaria del mundial de fútbol en Brasil y por supuesto Carlos Vives estaría presentando su éxito Corazón Profundo y su unión a la causa de inclusión racial de USAAID. Mi padre estaba en casa de mi hermana, haciendo su programa de radio y yo llegué a proponerle que cubriéramos el evento.

     Le explicaba que había que acreditarse y que el proceso no sería para nada engorroso. Teníamos todo a nuestro favor: El uso de la tecnología, procedentes del Caribe y un programa radial con presencia en las redes sociales. Observaba la mirada de mi padre, alegre e ilusionada, parecía dispuesto a involucrarse en la aventura.

 Mi hija, que estudiaba periodismo se uniría al grupo,  y mi cuñado nos acompañaría con las cámaras y la producción; sin embargo, comencé a notar que mi padre bajó la cabeza y me dijo de un momento a otro: “Mija, mejor ves tú, vivan la experiencia y la comparten en el programa”.

No entendía el por qué del cambio. O tal vez si, pero no quería aceptarlo. No pude evitar llorar como una niña y pedirle que me acompañara, no sabiendo que esa sería la última vez que iríamos juntos a un evento como ese.

El me abrazó y le dije entre lágrimas: “Es que no quiero que te canses nunca”. Quizás el pensaba en los grupos grandes y lo complicado de asistir a un evento internacional, lo que podía trastocar la emisión del programa radial, y era preferible apostarle a lo seguro.

Yo en cambio me asusté al imaginar que la década de sus 70, lo tornaría más sedentario y como quien dice, a no salir de su zona de “confort”; sin embargo algo lo movió por dentro y lo impulsó a atreverse.

El evento fue todo un éxito, mi padre se encontró con Carlos Vives, se dieron un abrazo, disfrutó de lo último en blogs, del lanzamiento del mundial de Brasil 2014 a nivel de marketing digital, y yo sentí que mi padre a pesar de sus 71 años, no se había dado por vencido, y sus oyentes tenían Abel para rato.

Me sentía satisfecha con haber participado en ese momento de su vida, acumular material para más de nuestras charlas analíticas, y compartir la alegría de haber sido cómplices de nuevo. Los viajes siguieron llegando y con ellos, experiencias inolvidables. Después les cuento…

Otras Noticias

61 comentarios sobre «La Petición de una Hija»

  1. Avatar Anónimo

    El gran Abel, como haces falta hombre Caribe. Tu programa tenía esencia, sabor, pimienta alegría y azúcar.quedamos huérfanos de un pr programa como el tuyo Abel Antonio..

    1. Avatar Anónimo

      Abel González irremplazable en la radio barranquillera cuanto nos hace falta qdep

  2. Claudia Gonzalez-Soto Claudia Gonzalez-Soto

    Gracias por tu comentario! lo extrañamos de verdad.

  3. Avatar Anónimo

    Abel, excelente periodista. Lo mejor de Barranquilla; con su experiencia y sabiduría sabía como llegarle al público costeño. Un periodista clase aparte.

    1. Avatar Claudia Gonzalez

      Gracias por tu comentario. De verdad nos reconforta saber que mucha gente lo apreciaba y lo tiene en alta estima. Dios te bendiga!

    2. Claudia Gonzalez-Soto Claudia Gonzalez-Soto

      Gracias por tu comentario, totalmente de acuerdo contigo!

Deja tu comentario