Elon musk inserta chips en el cerebro

Uno de los avances mas grandes de la historia puede culminar en un interrogante bastante amplio. La biologia y la inteligencia artificial podría tener compatibilidad en algún momento de nuestras vidas?

Las dudas se disparan y comienzan las preguntas, cómo van a instalar un chip en nuestro cerebro?Neuralink ha sido durante muchos años la «compañía secreta» de Elon Musk que pretendía desarrollar interfaces cerebro-máquina. 

Segun nos cuentan en xataka la idea es coser hilos a lo largo y ancho de la superficie del cerebro, de este modo podrán comunicarse desde el exterior de forma directa con el cerebro. Una especie de implantes, sensores y electrodos a tamaño microscópico.

Hilos en el cerebro?

¿Coser hilos? Literalmente sí, de hecho tienen una «máquina de coser» que ya lo está haciendo, como no, en animales. Según han explicado, hasta ahora las pruebas que han realizado provienen de ratones en laboratorios con hasta 1.500 electrodos.

Creen que se puede extrapolar también a humanos, aunque aún no se ha realizado ninguna prueba que lo demuestre. La máquina es capaz de implantar seis hilos (192 electrodos) por minuto. Todo ello sin tocar los vasos sanguíneos.

Los hilos son insertados en el cerebro por un sistema que funciona de manera similar a una máquina de coser. Crédito neuralink

Una máquina que cose hilos en el cerebro

Los hilos que Neuralink busca implantar en el cerebro son minúsculos en cuanto a diámetro se refiere, entre 4 µm y 6 µm según explican.

Para poner este tamaño en contexto, el pelo del ser humano tiene un diámetro que varía entre los 15 µm y los 100 µm aproximadamente.

Estos hilos son flexibles y según indican, tienen menos probabilidades de dañar al cerebro que los materiales que se utilizan actualmente.

La palabra «flexibles» es la clave, a diferencia de los implantes tradicionales, estos hilos se pueden desplazar, del mismo modo que lo hace el cerebro dentro del cráneo.

Los científicos independientes advirtieron que los resultados en los animales de laboratorio podrían no traducirse en éxito humano y que se  necesitan más pruebas en humanos para determinar la promesa de la tecnología.

Recientemente, los datos más avanzados para estudios en animales provienen de la compañía belga Imec y su tecnología Neuropixels, que cuenta con un dispositivo capaz de recopilar datos de miles de células cerebrales separadas a la vez.

La flexibilidad de los hilos Neuralink sería un avance, dijo Terry Sejnowski, profesor Francis Crick en el Instituto Salk para Estudios Biológicos, en La Jolla, California.

Sin embargo, observó que los investigadores de Neuralink aún tenían que demostrar que el aislamiento de sus hilos podía sobrevivir durante largos períodos en el entorno de un cerebro, que tiene una solución salina que deteriora muchos plásticos segun nos cuenta el Newyork Times.

El sensor utilizado por Neuralink.

Investigadores con fondos de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa ya han podido crear interfaces que permiten a los cuadripléjicos manipular de forma independiente los brazos de robot para realizar tareas manuales como beber.

El Pentágono ha financiado una variedad de técnicas , que incluyen enfoques que utilizan luz en lugar de electrodos integrados para capturar datos.

Un camino entre la humanidad y la inteligencia Artificial

El objetivo es poder leer los picos neuronales del cerebro para conseguir una «fusión con la inteligencia artificial», ¿Por qué no obtener la información del cerebro simplemente hablando?

Porque ningún método es tan rápido y transmite tanta información como los hilos conectados al cerebro, es una cuestión de «ancho de banda» según ha explicado Elon Musk en su última conferencia de tecnología.

En la presentación advirtieron que la razón principal para mostrar los avances en investigación que tienen no es más que iniciar con un proceso complejo de reclutamiento. El presidente de Neuralink, Max Hodak, comentó que él no estaba tan seguro de todo esto, pero Elon Musk le convenció de que esta tecnología era una buena idea y que considerar revolucionar el mundo de la tecnología.

Todavía falta bastante, a pesar de las promesas de que se realizarán pruebas en humanos el primer paciente está programado para el 2020. Tal y como ellos mismos han reconocido, aún necesitan aprobaciones de las autoridades para poder realizar pruebas con humanos.

Si todo va según lo previsto y efectivamente se dan todos los avances, el próximo paso será el desarrollo de aplicaciones instaladas en el cerebro.

Vía | NYT / XATAKA

Otras Noticias

Deja tu comentario