Dios está en el negocio de trasplantar corazón

Sin lugar a dudas, queramos o no, indiscutiblemente vamos a fallar. Somos humanos, y vamos a caer y aceptar eso nos va ahorrar mucho trayecto, menos dolores de cabeza. Aceptar que vamos a caer es reconocer que tenemos un salvador.

La forma de volver a tener comunión con nuestro Padre, es a través de la sangre de Jesús. «Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad». Dios ha creado un universo para sus hijos.  Y es tanto su amor que entrego lo que tenía, su hijo, su único hijo por ti. Dios tiene grandes e inmensos planes para ti. En la Biblia dice que los planes que Dios tiene para ti son de bien y no de mal, y que éstos te llevan hacia la esperanza ¡de tener un futuro abundante. 

Una de las cosas geniales de nuestro padre es que él es un padre bueno, un padre de segundas oportunidades y nuevos comienzos. Es por eso que para aceptar esas oportunidades debemos aceptar nuestras fallas, aceptar nuestras responsabilidades. En Proverbios 28:13 dice: «El que oculta sus pecados no prosperará, pero el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia». Cuando nos negamos a admitir nuestros errores, no nos sirven para aprender. Seamos sinceros con nosotros mismos. Seamos sinceros con los demás. 

Dios no sólo desea que tengas éxito, sino también te ofrece Su gracia para que puedas llevar una vida de santidad. En ocasiones, las presiones de la vida pueden parecer agobiantes. En esos momentos, comprende que tienes la habilidad de volver tu corazón a Dios y pedirle Su ayuda. Hebreos 4:16, dice: «Por tanto, acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para cuando necesitemos ayuda».

Él aboga por tu caso, ofreciendo Su sangre, como un padre bueno, que te limpia, pero que te defiende..Eres su hijo y eso es más que suficiente. 

“Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne.” (Ez. 11:19)

Otras Noticias

Deja tu comentario