Con Jesús, el fracaso no es el fin

Jesús le dijo: En verdad te digo que esta misma noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces.

Las palabras de Jesús siempre han sido sabias. Llenas de conocimiento y amor. Hay un pasaje donde Jesús básicamente le avisa a Pedro que le va fallar, pero Pedro al igual que mucho de nosotros nos resistimos a la idea de errar, de fallar, y de caer; Así que Pedro interrumpe al Maestro y le dice desde el fondo de su ser que no sucederá, que no le fallara, que no le dejará. 

Se me hace tan particular ese momento por qué ¿Cuántas veces nos ha sucedido esto? Cuántas veces nuestro padre nos ha indicado el camino y nosotros tercos, y sabios le decimos que no nos va a suceder nada. La historia relata lo que las palabras sabias de Jesús había afirmado. Pedro lo negro tres veces. 

Una de las situaciones no muy gratas es cuando fallamos, y es manejable de algún modo, pero que complicado se vuelve cuando fallamos ya siendo advertidos con antelación. Cuando vemos a esa persona que nos advirtió, que mirada nos da, que nos dice. 

¿Saben como mira Jesús aquellos que les fallan aún siendo advertidos antes? 

Jesús llevó a Pedro a un proceso de perdón y reconciliación, y puede hacer lo mismo contigo; su mirada nos levanta de la nada, nos restaura, es una mirada tan cargada de amor, que no importa que hayas fallado. Caer no es el fin con Jesús. Caer es aprender más de su amor, de su fidelidad, de su comprensión. 

 «Si fuéremos infieles, él permanece fiel; él no puede negarse a sí mismo» (2 Timoteo 2:13).

Jesús, sigue siendo el buen pastor, no ejercerá un pastoreo espiritual y a distancia, no se conectará cuando pueda, o cuando quiera, sino un pastoreo concreto y cercano. Él nos ama siempre.

Benjy Bula 

Otras Noticias

Deja tu comentario