Asegúrate de conocer a Cristo.

Estamos luchando contra cosas que no vemos. Hemos encontrado resultados que no esperamos. Al parecer nuestra Fe se ha derrumbado un poco. Otro Restaurante cerró, el crédito para poder sostenerme estos meses de crisis no fue aprobado, y ahora todo a mi alrededor solo esta intentando sobrevivir.

Esto es algo que no estaba contemplado. Digo cosas que realmente encuentro difícil de creer. Esto se esta pareciendo a una película que no deseo ver, que no deseo participar. No estoy bien, sé que no estoy bien. 

He intentado conversar con mi padre (Dios), y aunque siento estar cerca de su amor, al mismo tiempo siento que estoy lejos de eso. Eso me recuerda una historia que hay en el manual (La Biblia). Los doce apóstoles tuvieron un gran privilegio y fue la de estar con el maestro y tener una relación personal e íntima con Él. Aún así, en ese círculo íntimo de los doces apostoles había uno, que disfrutaba de la mayor confianza de parte del grupo que nunca tuvo realmente la clase de conexión personal a la que nos referimos. El gran Judas, del que muchos hablan y han conocido leer, y escuchar. Judas sabía mucho de Jesús. Conocía sus caminos, sus pensamientos, lo que le gustaba comer, sus hábitos, lo conocía tan bien como para traicionarlo, pero la verdad es que no lo conocía como Salvador y Señor.

Porque por gracia [favor inmerecido] sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8,9;

Nadie puede conocer a Dios sin su Palabra, porque Él nos habla por medio de ella, mostrándonos quién es Él y lo que hace. Y algo que nos cuesta mucho es que no están dispuestos a invertir el tiempo necesario para llegar a conocerlo de manera personal. 

No hay muchas noticias hoy en día que nos entusiasme, pero no dejes que la esperanza se pierda. no dejes de encontrarte con Cristo. La esperanza está en su amor, no en el sistema, no en las circunstancias de hoy. 

Otras Noticias

Deja tu comentario