Anhelos

La mayoría de nosotros los humanos si en realidad aprendiéramos a mirar dentro de nuestros propios corazones sabríamos que lo que anhelamos, es algo que no se puede obtener en este mundo.

Existe en este mundo todo tipo de caminos, todo tipo de personas, una suerte de cosas que ofrece cumplir nuestros anhelos pero que nunca cumplen a cavalidad sus promesas, los anhelos que surgen en nosotros cuando nos enamoramos, cuando soñamos estudiar y vivir en otro país  o algo que realmente nos emociona, son anhelos que ni el noviazgo, los viajes pueden realmente satisfacer.

Y es que en nuestras vidas hay un «algo» que tratamos de alcanzar cuando empezamos a anhelar tales cosas que luego la realidad, la vida, el tiempo y sus desafíos nos van diluyendo, se va desvaneciendo y nos detiene en el camino.

Creo que todos entendemos que una novia, que una esposa puede resultar una buena mujer, los hoteles, los detalles, los paisajes esos momentos son inolvidables, y seguro que pudieron haber sido excelentes pero aún asi hay algo que nos evade.

En medio de todo eso existen personas, algunos tontos que le echan la culpa a las cosas mismas, se pasan la vida pensando que si se consigue a otra mujer, unas vacaciones mas costosas o cualquier otra cosa o actividad , si va alcanzar ese «algo».

La manera del hombre desilusionado, de ese fracaso, ese que llega a la conclusión de que todo no era mas que un espejismo es fatal. Es una lastima encontrar demasiado tarde un momento despues de la muerte que por un supuesto sentido comun hemos suprimido en nosotros mismos la facultad de disfrutarlo.

La creaturas no nacen con deseos a menos que exista la manera de satisfacer tales deseos, el niño siente hambre y existe una cosa que se llama comida. Sencillo ¿no?

Si hayo en mi algun deseo que ninguna experiencia en este mundo puede satisfacer lo mas probable esque yo estoy hecho para otro mundo, si ninguno de mis placeres terrenales lo satisface esto no prueba de manera alguna que el universo sea un fraude, probablemente los deseos terrenales no se hicieron para darle completa satisfacción sino para incitar, para sugerir lo que deveras lo satisface. Si ello es así por una parte debo tener sumo cuidado de nunca despreciar o mostrarme desagradecido por estas bendiciónes terrenales y por la otra nunca confundirlas con ese «algo» más de lo cual ellas son una especie de copia, un eco, un espejismo.

Dios quiere ser el objeto de nuestro amor y el centro de nuestra atención. Él nos invita a traerle todas nuestras necesidades y peticiones; sin embargo, si venimos a Él con la única intención de buscarle, experimentaremos el gozo y la satisfacción que provienen del simple hecho de estar en su presencia. En él esta nuestro anhelo mas profundo, en él nuestra vida es completa.

Y es por eso que debemos mantener vivo el anhelo de mi patria venidera, porque no hallare sino hasta después de la muerte. Que nuestro principal objetivo de nuestra vida sea el marchar hasta esa patría y ayudar a otros a lograr lo mismo.

Otras Noticias

Deja tu comentario