Lenguaje de amor

Aún en medio de esta generación de las luces, de la redes, de viajes inesperados y de cierta velocidad, aún seguimos descubriendo el ritmo de Dios, su lenguaje de amor.  Creo que una cosa que aprendemos y que siempre estamos en esa constante es que no podemos, ni deberíamos cerrarnos en la manera en que nuestro padre desea comunicarse con nosotros, sus hijos. El no es repetitivo. El no se conforma. Siempre busca llamar nuestra atención con una canción de cuna, o cuando escuchamos a nuestro Dj favorito. Cuando entramos…

Leer mas