A veces no puedes hacerlo solo

Algunas imágenes abruman la vida, algunos episodios empañan nuestra vista. Llegan a nuestra mente y nos toman como prisioneros, cómo esclavos. Tenemos esas experiencias que guardamos bajo llave, de la que nunca jamás vamos a querer hablar. Toman control en circunstancias que realmente no esperábamos. Y ahora estamos caminando por una calle sin aliento, con lágrimas en las mejillas. Nos perdemos en momentos que no debemos hacerlo, y saben que es lo peor, que es algo inevitable. La muerte puede ser una muestra de eso, una ridícula y severa depresión…

Leer mas