“Si no puedes ser un líder al menos sé un buen jefe”

Cuando tenemos un equipo a cargo, donde debemos delegar funciones y depositar toda nuestra confianza, nos preguntamos. ¿Sera que contratamos a las personas correctas?

El multimillonario “Jack Ma” fundador y Presidente Ejecutivo de Alibaba Group dice: Las destrezas de los empleados deben ser mejores que las del jefe. De lo contrario, usted ha contratado a las personas equivocadas.

Pero que sucede, cuando ya contamos con un equipo que lleva tiempo en nuestra empresa, que conoce procesos y ha hecho parte de toda una transformación. ¿Consideras que estar cambiando de empleados constantemente hará que tu negocio crezca? Para poder primero crecer, debes de comenzar desde adentro.

 El 80% de las empresas a nivel global, pierden más dinero al momento de remplazar personal.  Pero porque en vez de remplazar, no abrimos espacios para educar a nuestros primeros clientes.

Muchos negocios hoy en día ponen solo su enfoque al consumidor sin detenerse a pensar que aquel que hará parte del crecimiento en primera etapa serán los empleados.  O como pretendes vender el negocio a los demás, si aquellos que hacen parte de tu estructura aun no conocen el verdadero significado.

No se trata de darles una catedra de la misión, visión y objetivos de la empresa, debes de hacerlos sentir como dueños del negocio educándolos, llevándolos en constante conocimiento del crecimiento a nivel cuantitativo y cualitativo, siempre y cuando manejando los márgenes de los puestos de trabajo establecidos.

¿Pero qué podemos hacer para empezar a invertir también en ellos?

  1. Invítalos a crecer en tu negocio: Crecer es incentivarlos a seguir estudiando el cargo delegado. Guíalo para que puede volverse un experto en el área asignada, viendo videos, leyendo ebooks, seminarios, talleres y otras cosas que permiten al empleado educarse y poder sacarle el máximo provecho al desarrollo empresarial.
  2. Recuerda que siguen siendo personas: Que tú les pagues, no significa que seas dueño de su tiempo a las horas establecidas, recuerda que él está ahí porque además de necesitar para poder sobrevivir, también tiene un sueño igual que el tuyo. El maltrato verbal, la burla o el bulling no son necesarios para tu desahogarte, por algo eres el jefe, respira profundo y toma la disposición de educar para seguir creciendo.
  3. Establece objetivos semanales o mensuales: Muchas veces el empleado entra en un confort como cualquier ser humano, esto se llega a romper en el momento que tengas establecidas algunas metas que incentiven al empleado a tener más participación en la empresa, sobre todo, cuando estas son remuneradas o gratificadas con salidas temprano, comidas e incluso fiestas de fin de año.

  4. Enséñalos a dar solución rápida a los problemas: Cuando suceda algo, enojarte solo hará que su preocupación se aumente y este sufra una pequeña caída emocional que hará que cualquier proceso laboral empeore
    Todos somos seremos humanos y nos equivocamos por naturaleza. La mejor forma de manejar una equivocación es aceptándola, si lo acompañas en su aceptación y le explicas de que método hará que esto no se repita, tendrás a un empleado más seguro de sí mismo. Créeme, no volverá a pasar.
  5. Aprende a delegar: Si delegas, confía. De nada sirve pedirle a alguien que te colabore en algo, si vas andar pisando sus pies y encima de sus acciones. Esto hará que tu pierdas otras oportunidades de seguir creciendo la empresa y el empleado se sienta inepto. Muéstrale como se debe de hacer la función y evalúa constantemente su crecimiento. Si vez que lograr desenvolverse en el área asignada, podrás ir liberando las cargas.
  6. Cultiva en ellos la administración del tiempo: A diferencia del dinero, el tiempo es un recurso que no se recupera. Saber administrarlo es un requisito permanente para cumplir con todo, bien hecho y sin sacrificios. No todas las tareas que exigen gran parte de los recursos van a devolverte un beneficio significativo. Es una realidad y debes enseñarles a identificar cuáles son aquellas tareas que harán que la empresa no pierda el ritmo.
  7. Conócelo y descubre sus expectativas: Es importante que tengas una comunicación constante con tus empleados, no se trata de metete en su vida personal, es más por el lado profesional que vas a auscultar. Muchas veces los empleados tienen mayores aptitudes en otros cargos y nunca lo llegamos a descubrir, perdiendo la oportunidad de optimizar procesos. El empleado que se desarrolle en el área que más le guste, se transformara en un coproductor del mismo servicio.

No está demás decir que si no sabemos cómo liderar, por lo menos seamos buenos jefes, personas que inspiren todos los días a querer venir otra vez a la empresa. Un empleado aburrido, hará que todo el sistema falle. Esto puede causarte hasta la propia perdida de tu negocio. ¿Crees que los empleados son importantes?

Sergio Martinez 
Director de marketing digital –
Caribe Sano TV – Instituto RTVM  

Especializado en estrategias de Inbound Marketing desde 2014. 
Estudiante de mercadeo y publicidad. Inquieto e innovador. 
Certificado en Neuro-ciencias del consumidor y antropologia del consumo.
Experto en Neuro-ventas. 


Lo que te puede ayudar este post:

1 votes, 5 avg. rating

Comparte esto:

Deja tu comentario